Visitas (:

10 de marzo de 2011


Asi que no me vengan hablar de amor, porque yo soy un monumento al malhumor